DISCURSO DE PROCLAMACIÓN

A Antonio Sánchez:

Querido Antonio:

El pasado 1 de noviembre, honramos emocionadamente tu memoria, junto a la del resto de los compañeros que murieron por defender la única patria que tenemos los socialistas, la inviolable igualdad entre todos los seres humanos.

Como compañero del alma, y en nuestro nombre – el de todos tus compañeros y compañeras de Guadix – María José, con palabras de Miguel Hernández, te requería porque teníamos que hablar de muchas cosas.

Por eso, mientras mis recuerdos contigo se han agolpado estos días, te lo he querido contar a ti el primero. Mis primeras palabras y también mis primeros silencios después de haber sido designado candidato, son para ti.  Querido Antonio, gracias por todo lo que le diste a esta tierra, y todo lo que nos enseñaste. Gracias compañero del alma… compañero.
Secretaria General de la Agrupación Provincial Socialista de Granada. Querida Teresa.
Presidente de la Comisión de Etica. Querido Jose Antonio
Secretario General de la Agrupación Local de Guadix
Miembros de la Comisión Ejecutiva Local de Guadix
Compañeros y compañeras, buenas noches a todas y a todos
Permitidme que inicie esta intervención, transmitiéndoos mi saludo, que hago extensivo a los medios de comunicación que en esta noche nos acompañan, y como no a los vecinos y vecinas de Guadix, que gracias a ellos, hoy se van a poder acercar aquí para estar con nosotros.

Soy plenamente consciente, de que sin duda, tengo el inmenso honor y la responsabilidad como socialista, de suceder en esta candidatura a la Alcaldía de Guadix, a Patricio Lozano.

Por ello, mis primeras palabras deben ser, y así lo quiero, de reconocimiento y profundo agradecimiento a Pachi, que tras años de intenso trabajo – los prometidos y cumplidos -, se ha convertido en el principal testimonio de congruencia entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace. Pachi es sin duda la principal referencia, de la ejemplar gestión de un proceso de relevo en la candidatura a una Alcaldía en una agrupación local, sobre la premisa de que nuestros legítimos proyectos personales siempre están subordinados al de nuestra organización política y no se entienden al margen de ella, así como sobre la que entiende que los intereses de nuestro Partido no pueden ser otros que los de la gente a la que representamos. Hace ya casi cuatro años, en la noche de las pasadas elecciones municipales, Pachi señaló que no volvería a ser el candidato a la Alcaldía de Guadix. Hoy podría perfectamente haberlo sido y si lo hubiera querido, sabe que incondicionalmente habría contado con muchos de nosotros, por supuesto que también conmigo.

Durante estos cuatro años y en un permanente y digno ejercicio de autocrítica sobre lo que en el pasado hicimos mal, ha defendido la absoluta libertad y responsabilidad de esta agrupación para guiar el proceso que esta noche finaliza con mi designación.

Gracias Pachi, porque aunque nunca dudé que cumplirías con la palabra dada, eso no es óbice para que yo públicamente reconozca la generosidad de lo que has hecho.

Consideración pública y agradecimiento que quiero extender a la dirección de mi organización a nivel local, que por unanimidad de sus miembros acordó ratificar la propuesta de mi candidatura, planteada por nuestro Secretario General.

Generosidad que quiero reconocer públicamente a Iván, que no me cabe la menor duda hubiera sido un magnífico candidato y que igualmente ha antepuesto lo que ha considerado intereses generales de nuestra organización a lo que insisto son, legítimas aspiraciones políticas y personales. Gracias Iván y no me cabe duda que vamos a compartir pronto muy buenos momentos. Por eso, cuando Pachi y en nombre de la ejecutiva local me transmitió la posibilidad de encabezar la candidatura a la Alcaldía de Guadix por el Partido Socialista sabía que no podría decir que no. Sabía que no podría decir que no, pero además y sobre todo sabía que no quería decir que no.

Porque, compañeros y compañeras, cuando esta noche me dais el honor de ser vuestra cabeza yo quiero trasladar rotundamente que, si los ciudadanos y ciudadanas de Guadix lo quieren, yo también quiero ser el próximo Alcalde de Guadix.

Quiero ser el Alcalde, porque para este accitano que además ejerce tal condición, no existe otra razón en su vida política que la de amar mi tierra y servirla apasionadamente.

Mirad en estos días, el pasado lunes, conocida ya mi candidatura, y en una actitud de claro menosprecio tres parlamentarios andaluces granadinos del Partido Popular, entre los que se encontraba el Alcalde de esta ciudad, me criticaban porque según ellos, antepongo los intereses de mi partido y del gobierno de Andalucía a los intereses de Guadix.
Yo quiero esta noche haceros dos reflexiones a propósito de esa rueda de prensa.

La primera a propósito de las actitudes. En estos días algunos vecinos de Guadix, me han transmitido su profunda indignación por el tono, y por el papel desempeñado por nuestro Alcalde en esa rueda de prensa, en las perlas que el Sr. Ayllón – un duro de la política – lanzaba contra mí
Mirad, yo creo en la Política con mayúsculas. Creo que en el cargo de Alcalde o de Parlamentario andaluz, concurre la obligación de observar ciertos mínimos éticos de respeto al adversario político y mucho más en ámbitos reducidos como son los ámbitos locales.

La crítica política aún en su dialéctica más dura es siempre legítima, por eso la próxima semana invitaré al Alcalde de Guadix, a sentarse en un cara a cara conmigo para hablar de los Presupuestos de Andalucía en Granada al ser parlamentario por esta demarcación, y especialmente en Guadix, ya que al parecer tiene dificultades para encontrar las inversiones de Andalucía en esta tierra.

La verdad que yo ahora aquí, arropado por los míos, podría ironizar sobre a quien le van a dar el premio que ofreció, pero no lo haré, porque siendo legítima la crítica política aunque sea incluso ácida, no lo es el desprecio hacia las personas que honestamente sirven a la causa pública, entre los que creo firmemente que él y yo nos encontramos. Siempre digo que la política es ya de por sí lo suficientemente dura para que además la encanallemos.

Yo no estoy ahí. Por eso lo primero que os voy a pedir compañeros y compañeras es que cuidemos el respeto a nuestros adversarios, que lo extrememos, sed exigentes en la crítica a las ideas pero extremad la elegancia hacia las personas.

Respetad a nuestro Alcalde y a su grupo de gobierno, gente que como nosotros se dedican a defender lo mejor para esta tierra. Respetándolos a ellos respetamos a Guadix, respetamos a nuestra gente y nos respetamos a nosotros mismos.

Dice mi padre al que por supuesto voy a mencionar en esta Asamblea que hay que ser bueno por inteligencia y por eficiencia. Cuando se vive desde el respeto se siente uno bien, pero además se suele conseguir lo que se persigue.
La segunda reflexión que quiero haceros a propósito de esa rueda de prensa casi se concluye de lo que acabo de deciros.

Al igual que ya le sucedió a Iván cuando fue nombrado Diputado Provincial, y que creo que le sucedería a cualquier compañero o compañera socialista de Guadix, que fuera elegido o nombrado para un puesto de parlamentario o cargo de un gobierno en la Diputación, la Junta de Andalucía o el Gobierno de España, siempre vamos a recibir una crítica que es claramente un cliché, que anteponemos intereses personales o políticos a los intereses de Guadix. Ahí sí que quiero ser explícito y contundente. Lecciones de querer a Guadix, ni media.

Sabéis que con la decisión de encabezar nuestra candidatura, decisión que habéis aprobado, no he buscado escenarios de mi propia comodidad personal y mucho menos méritos para mi carrera política.

Con todos los respetos os diré que mi carrera política me importa un rábano por decirlo elegantemente.

Mi carrera es Guadix. Empieza en Guadix y acaba en Guadix. Guadix sin compatibilidad. Guadix sin otras responsabilidades ni institucionales, ni orgánicas.

Si los ciudadanos lo deciden, no seré un Alcalde ausente de la ciudad, estaré todos los días a las siete de la mañana – o antes – tomando mi primer café con los vecinos y las vecinas de Guadix. Por muy bueno que sea mi equipo, que lo va a ser os lo aseguro, no gobernaré Guadix desde un móvil en la A-92, desde el Parlamento de Andalucía, o en la sede provincial de mi partido político en Granada.

Guadix ha sido la sangre que me ha dado la fuerza para ser el Delegado de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía en Granada y Guadix es la única razón para dejarlo.

Uno de los refranes favoritos de nuestro Alcalde, es aquel de quien mucho abarca poco aprieta. Estoy absolutamente de acuerdo con él.
De hecho yo en el mandato anterior, intenté compatibilizar el ser concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Guadix y mi puesto de trabajo como Jefe de Compras del Hospital Clínico y reconozco que mientras lo hice – pocos meses – empecé a fallar en los dos sitios.

Será posiblemente por mi poca capacidad, aunque también es verdad que para hacer lo que yo hacía en el Ayuntamiento, ahora son necesarios, un Concejal de Urbanismo, otro Concejal para Salud, un Coordinador eventual para Urbanismo (por cierto con mi mismo sueldo como Concejal ) un Coordinador de seguridad y policía local y hasta un asesor jurídico.
Dejaré mi Delegación. Con esta decisión vuelvo a casa. Ligero de equipaje. Abandono libremente la responsabilidad de ser el número dos de la Junta de Andalucía en Granada, y lo hago con la conciencia del deber cumplido, de que he llevado Guadix hasta el corazón del gobierno andaluz en Granada.
Nunca y lo digo claramente, nunca, el magnífico equipo de Delegados y Delegadas de la Junta ha tenido la especial sensibilidad y el compromiso que tienen ahora con esta ciudad y con esta comarca, con su gente y con sus Alcaldes y Alcaldesas. Y de eso me considero, sin falsas modestias, principal aunque no único responsable.

Y nunca os lo aseguro igualmente he tenido el más mínimo conflicto entre intereses presuntamente antagónicos, entre mi partido, mi gobierno y mi ciudad.

Ser socialista es una hermosa forma de querer a Guadix, aunque como demócrata entiendo que pueda haber otras. Y desde el Gobierno andaluz siempre he buscado la concurrencia para que intereses del Gobierno local y el Gobierno de Andalucía sean un solo interés, el de la ciudad y la comarca de Guadix.

Creo que en política, la lealtad y la concurrencia con los otros gobiernos, es como decía mi padre síntoma de inteligencia y de eficiencia. Acordar es gobernar y consensuar es realmente querer, querer a Guadix, a Granada, a Andalucía y a España.

Y creo que la búsqueda permanente de la confrontación entre instituciones, ( la Diputación contra Guadix, la Junta contra Guadix, España contra Guadix , hasta Obama como es demócrata creo que está conspirando contra Guadix ) como el alimentar continuamente el agravio territorial, son aparte la mejor prueba de la mediocridad de un gobernante, – que siempre se excusará en que la culpa es de los demás para tapar su incapacidad e ineficacia – también el mejor método para no llegar a ninguna parte, y por tanto la peor estrategia para conseguir lo que queremos, y por tanto también la peor forma de querer a Guadix.
Por y para eso soy Delegado, porque me nombraron para gobernar. Lo seré hasta el último día que sea posible, porque siempre quedan proyectos pendientes para esta tierra, porque la ciudad es siempre un permanente proyecto inacabado y por eso también vuelvo, porque desde la libertad y la responsabilidad, con vosotros y vosotras quiero ser Alcalde.

Muchos me preguntan porqué he tomado esta decisión de volver a la ciudad. Te vas a complicar la vida me dice además gente que yo sé que me quieren mucho. Pues compañeros y compañeras esta decisión no es tan difícil. Vuelvo porque por supuesto estoy en una organización en la que mayoritariamente habéis depositado vuestro crédito como la mejor opción para intentar ganar de nuevo la confianza de los ciudadanos de Guadix, y quiero deciros con absoluta humildad, que en estos días solo he recibido cariño de la gente de Guadix, y que hay indicios de que, aún con dificultades, el cambio es nuevamente posible.

La primera condición para el éxito ya la hemos cumplido, los socialistas de Guadix vamos a concurrir a estas elecciones unidos, seguramente más unidos que en ningún otro proceso electoral, porque todos queremos ganar. La segunda y principal razón es porque con vosotros y con muchos ciudadanos y ciudadanas de Guadix, percibo que esta ciudad está yendo a peor.

Se ha acabado el maná de los Fondos Zapatero y de los Fondos de Andalucía, millones de euros, que además quiero recordar, jamás tuvo una corporación municipal socialista. Ningún Alcalde de los anteriores, ha tenido el ingente volumen de dinero público procedente de España y Andalucía que ha tenido D. Santiago Pérez, dinero que además en esta ciudad se ha priorizado mal, ( la Oficina de Turismo es claramente el mejor ejemplo del cambio en Guadix, como subliminalmente deslizaban, los panfletos partidarios en los que tristemente se han convertido los Programas de Feria , el mejor ejemplo de lo que no se debía haber hecho con dinero público que se libró no se olvide para generar empleo, por mucho autobombo y propaganda que ahora nos quiera vender el Partido Popular ).

Sin los fondos estatales y autonómicos, la gestión municipal popular en Guadix, sería un erial.

El deterioro que se percibe ambientalmente y sobre todo en este último tiempo en Guadix es alarmante. Yo soy consciente de que la crisis es un fenómeno global que nos castiga a todos y eso no es responsabilidad del Alcalde.
Pero la indolencia, ese encogimiento permanente de hombros, la atribución de la responsabilidad siempre a otros, los de antes, los de enfrente, los de al lado, los de arriba, que han llevado a que esta Corporación, aparte incumplir sistemáticamente su programa electoral, a frustrar grandes expectativas colectivas y poner en crisis los grandes proyectos pendientes de esta ciudad, por cierto magnífica herencia de la corporación municipal socialista anterior, eso sí quiero decírselo al Alcalde, es su responsabilidad.

Cuando Juan Ignacio denuncia la política de desarrollo industrial seguida por esta Corporación, – enorme cúmulo de despropósitos políticos, o Iván critica la decisión de ubicar una gran dotación pública como un equipamiento deportivo urbano en un suelo, cuajado de dificultades urbanísticas o medioambientales, que en el mejor de los casos retrasarán la implantación años, o cuando no se impulsa el desarrollo de una política de vivienda en los suelos previstos hace años, etc, ¿de quién es la responsabilidad?

Por eso he querido volver, porque Guadix se va a enfrentar en el próximo mandato a un escenario, no os engaño, especialmente difícil.

No voy a engañar a los ciudadanos y ciudadanas de Guadix, el futuro es complicado, pero yo me marché del Ayuntamiento de Guadix dejando una ciudad, en la que aparte los grandes proyectos y dotaciones urbanas ( El desarrollo de polígono industrial en urbanización con un convenio excepcional con Mercadona, con demandas de suelo por otros empresarios españoles, con el Hospital abierto y la ITV a punto de abrir, con Medina Olmos prácticamente finalizada, con la Huerta de los Lao resuelta, con los suelos del Ferial y el Mercado a disposición de Guadix, ) habíamos ganado algo que nos había costado mucho tiempo, la confianza en nosotros mismos, el ser capaces de entender que somos los artífices de solución de nuestros propios problemas.
Por eso quiero volver a Guadix, porque creo que debo de hacerlo ahora, porque pudiendo como puedo permanecer en mi puesto, siento que ahora en tiempos difíciles es cuando mi decisión es verdaderamente importante, porque quiero apasionadamente a Guadix y sobre todo porque creo en Guadix.
Porque como digo siempre, me revelo contra el fatalismo, en que una vez más nos ha instalado un equipo de gobierno pusilánime, triste y plano. Un equipo de gobierno sin audacia, sin ambición y sin valentía.

Porque creo que Guadix lo que necesita, aparte de cambiar un equipo de Gobierno, lo que necesita es un cambio de estado de ánimo como ciudad.
El mundo desde luego, no está contra nosotros, pero somos nosotros los que tenemos que ganarnos con esfuerzo nuestro propio futuro.

Antes de ir finalizando, no quiero dejar pasar tampoco, mi agradecimiento especial a José Luis Hernández y Antonio Avilés, últimos Alcaldes socialistas de Guadix.

Soy plenamente consciente de que hoy no puedo hablaros, sin el reconocimiento de la enorme resonancia de vuestra labor y la del resto de los compañeros y compañeras que integraron vuestros equipos de gobierno. No me cabe duda que fuisteis los artífices del espectacular avance experimentado por esta ciudad y esta tierra, en términos de crecimiento económico, de creación de empleo, y, sobre todo, en los niveles de prosperidad y bienestar para los ciudadanos y ciudadanas de Guadix.

Chelu quiero parecerme a ti en algo…, hombre no en todo.

Dice un amigo mío que los proyectos de un Alcalde son los que no existen. Yo hoy te lo quiero reconocer públicamente. Tú soñaste el Guadix que no existía, el que lo convirtió de pueblo a ciudad, ( como no volvamos pronto, entre ornatos, flores y fanfarrias como si estuviéramos en los años 50 te lo prometo ) Guadix es hoy gran parte de lo que fueron tus sueños, el Hospital, el Conservatorio, el Acondicionamiento de las Avenidas, hasta Buenos Aires que yo espero acondicionar, es tuyo, el Parque del Vivero, el Ayuntamiento, el Cuartel nuevo.

Como tú, yo contigo y con todos mis compañeros y compañeras, con todos los vecinos y vecinas de Guadix, quiero soñar un nuevo Guadix. Toca de nuevo soñar, y el día en que presentemos nuestra lista, y nuestro programa vamos a empezar a hacerlo.

En ti, Antonio, encontré el mejor maestro que he tenido en política. En el instinto descomunal de hombre de pueblo, aprendí hombro a hombro como se resolvían todos los problemas a los que te acercabas. Vamos casi como ahora.
Antonio resolvía hasta cosas que yo veía imposibles, como que nos hiciera la Confederación, el puente sobre el Río en el Vivero, el nudo de enlace en el polígono donde está Mercadona, o y esto sí lo hice contigo, como se puede hacer crecer un Hospital que ya estaba licitado.

Pero sobre todo aprendí que los vecinos y vecinas de Guadix tienen que tener nombres para un Alcalde, y que teniendo problemas, el principal problema es siempre, a salvo algunos de salud, no tener trabajo.

Sin trabajo no hay proyecto de vida, no hay cultura, ni fiestas, ni deporte, ni turismo. No tengo duda que el hecho de que la gente no esté en el paro es y debe ser el principal objetivo de un Alcalde.

Ese será mi principal desvelo si llego a ser el Alcalde, toda nuestra energía compañeros y compañeras se orientará a que la gente de Guadix, sus trabajadores y trabajadoras y también sus empresarios y empresarias tenga trabajo y a ser posible tenga trabajo en Guadix.

Y es que aunque necesariamente miremos al futuro, no dejaremos como socialistas de mirar al presente, estando siempre con aquellos ciudadanos y ciudadanas que sin ser responsables de la crisis, son los que más sufren sus consecuencias, garantizándole en el ámbito local los servicios y prestaciones de nuestro Estado de bienestar.

Queridos compañeros y compañeras, mis últimas palabras, lógicamente van a ser para vosotros. Hemos cumplido la primera condición para poder ganar y gobernar nuevamente esta ciudad. La segunda condición es mantenerse unidos. Sois conscientes de la enorme dificultad que entrañará la confección de nuestra próxima lista electoral.

El Secretario General lo ha puesto de relieve al principio del acto, mi candidatura, y yo soy consciente de ello, es fundamentalmente la expresión de la generosidad de todos y cada uno de los miembros de la agrupación socialista de Guadix.

La lista electoral deberá serlo igualmente. Con mi designación me habéis dado la difícil responsabilidad de guiar su confección. Creo que aquí también hemos aprendido de errores pasados. No la haré de espaldas a mi organización y mucho menos de espaldas a mi ciudad.

En este tiempo he estado intencionadamente silencioso, hablar, siempre genera expectativas y alimenta rumores. Y en este momento os necesito a todos y a todas. Todos sumamos.

En los próximos días, empezaré a llamaros a todos y cada uno de vosotros y vosotras y os aseguro que hablaremos sobre personas, pero sobre todo hablaremos sobre Guadix. Entre todos y todas soñaremos otro Guadix, que es además a lo que en este acto os invito.

Y la última condición para el éxito. Tener pasión y creer desesperadamente en él. Yo creo.

Me diréis que falta el trabajo para conseguirlo. Pero el trabajo no es para mí una condición para el éxito, con unión y pasión el trabajo es otra consecuencia. Si queremos, trabajaremos y posiblemente ganaremos.

La campaña que se avecina será para nosotros un reto en donde podemos ganar. Por eso la vamos a disfrutar, como lo hemos hecho esta noche. Porque como el sufrimiento va por barrios, a nosotros ya nos tocó, y es ahora cuando les toca a otros que esta vez sí, pueden finalizar su carrera política.

A mi me toca disfrutar, al igual que a vosotros. La vamos a disfrutar porque frente a nuestra unión, paradójicamente ellos transmiten división, porque tenemos un mejor proyecto que ellos, porque somos capaces de hacerlo mejor, y sobre todo por que estamos más cerca de la gente y de sus problemas.

Compañeros y compañeras, Podemos. Vamos a darle a Guadix, ideas y proyectos, pero sobre todo ilusión.

Mucha salud y mucha suerte.